Irrenunciable neutralidad

Tagged:

JOSÉ MARÍA LANCHO, Presidente de Hispanilux, Jueves, 07-05-09.

Hoy inadvertida, casi secreta para la mayoría, la libertad ha ganado una importante batalla. Tan importante ha sido que casi ha despertado a la democracia europea de su sueño, y por una vez mayoritariamente nuestros representantes políticos han cumplido con su responsabilidad. Lo inesperado, y no por no haber sido largamente luchado, ha sucedido y la neutralidad de la red y la inviolabilidad de las telecomunicaciones ha sobrevivido en la Unión Europea. Dentro de la iniciativa legislativa más trascendente en Europa desde el intento de Tratado de Constitución del año 2004: la regulación integral del mercado de las telecomunicaciones europeo, se ha pretendido apartar a Internet del marco de las garantías constitucionales de los ciudadanos.

Nuestros enemigos, casi antes que nosotros, saben que la Red juega un papel esencial en el ejercicio de cualquier derecho en nuestra sociedad, de hecho la realidad de nuestros derechos necesita de información y comunicación en la virtual red. Lo real, en lo jurídico, depende ya de lo virtual y quien controle esa paradoja, quien controle a red controlará los derechos políticos de Europa como los ceros y los unos del lenguaje binario de los programas informáticos. Por eso es fundamental la neutralidad de Internet, por eso la neutralidad de la red de pronto es un requisito de cualquier democracia.

Las enmiendas totalitarias al Paquete Telecom, el procedimiento contra Pirate Bay en Suecia, la propuesta rechazada por parte de la Asamblea Francesa de creación de un organismo que marginando a los jueces controle toda la información de las comunicaciones digitales... Esa lucha también existe en España. La espalda digital de los derechos es vulnerable, por eso es irrenunciable la neutralidad de la red.

También en ABC.