EL ANTEPROYECTO VIRAL DE LA LEY DE MODIFICACIÓN DEL TEXTO REFUNDIDO DE LA LEY DE PROPIEDAD INTELECTUAL

Filtraciones, llamadas telefonicas de noche y los repetidos cafés en el fondo de un par de cafeterías madrileñas ¿y para conocer qué? ¿cuál es ese secreto? ¿dimisiones? ¿limpian de cargos políticos las empresas públicas? No... No... Se trata de otra cosa, más probable, más previsible: la que podría ser la gran transformación legislativa de la propiedad intelectual y el desmantelamiento de uno de los mecanismos básicos de nuestra relación con la cultura, esto es, la práctica desaparición de la copia privada legal en España.

Salvo la filtración que manejamos y que os damos en exclusiva, este proyecto sigue siendo secreto.

Y es que el secreto afecta al anteproyecto como si alguien hubiera alumbrado un monstruo, fruto de alguna relación entre especies. Pero porqué no decirlo... el secreto, en lugar de la transparencia, es una técnica legislativa de nuestra democracia: filtración por aquí, negocio bajo la mesa por allá, veo cómo respiran estos, me alío con estos otros... En el fondo se trata de fortalecer con favores la red de compadres y de ahorrarse más de 100 millones de euros que deberían ir a los autores...

Dicho esto os brindamos la joya de la corona del anteproyecto, la bala de plata a la cultura de ese texto y que os damos exclusivamente:

"Se modifica el apartado 2 del articulo 31 y se añade un nuevo apartado 3, con la siguiente redacción:
"2. Sin perjuicio de la compensación equitativa prevista en el artículo 25, no necesita autorización del autor la reproducción, en cualquier soporte, sin asistencia de terceros, de obras ya divulgadas, cuando concurran simultáneamente las siguientes circunstancia :

a) Que se lleve a cabo por una persona física para su uso privado, no profesional ni empresarial.
b) Que la reproducción se realice a partir de obras a las que haya accedido legalmente. A estos efectos, se entenderá que se ha accedido legalmente a la obra divulgada únicamente en los siguientes supuestos:
1°. Cuando se realice la reproducción a partir del soporte original de fa copia de la obra adquirida en propiedad por compraventa comercial.
2°. Cuando se realice una reproducción individual y temporal de obras a las que se haya accedido a través de un acto legítimo de comunicación pública, mediante radiodifusión, únicamente con el propósito de permitir su visionado o audición en un momento temporal más oportuno.
c) Que la copia obtenida no sea objeto de una utilización colectiva ni lucrativa.

3. Quedan excluidas de lo dispuesto en el anterior apartado:
a)Las obras que se haya puesto a disposición del público con arreglo a lo convenido por contr.ato, de tal forma que cualquier persona pueda acceder a ellas desde el lugar y momento que elija.
b)Las bases de datos electrónicas.
c) Los programas de ordenador, en aplicación de la letra a) del artículo 99"

Es decir, podréis acceder a una copia únicamente si habéis comprado la obra. El fin práctico más que el práctico fin de la copia privada en España. Eso no necesariamente significa que todos vuestros diccionarios de Klingon sean ilegales. Se ha escogido una técnica legal en apariencia, defectuosa, porque qué impide a un autor licenciar su obra de la manera que quiera y autorizando copias privadas distintas de las que parece consentir la ley, y que las entidades de gestión puedan facilitar esto colaborando con los autores y los usuarios interesados.... Nada, pero es que eso no es lo que le importa al legislador pues mientras que los fabricantes e importadores de fotocopiadoras y reproductores no tengan que pagar, ni los presupuestos del Estado se vean afectados por ello los autores y los usuarios pueden seguir haciendo lo que quieran con su estúpida cultura.

Recordemos que todo comenzó hace unos meses cuando los dueños de la casa sin consultar a la gleba ni molestarse en realizar un solo estudio o análisis previo, decidieron perdonar a la industria multinacional electrónica los 150 millones de euros que venían pagando en concepto de compensación por copia privada. Era un dinero que tenía que ir a los autores y aunque en el camino se adelgazaba, mala gestión de algunas entidades de gestión, no dejaba de ser un recurso fundamental para muchas familias, de hecho algunos tenían acceso a servicios como seguros dentales, etc que no se pueden pagar en nuestro país escribiendo libros (salvo, naturalmente, que sean libros de contabilidad en los partidos políticos). La falta de justificación económica, de informes previos y de un proceso de reforma racional discusión puede provocar que una "condonación" de cantidades tan abultadas a grandes empresas multinacionales puede provocar la suspicacia de la supuesta gratuidad de este negocio.

La regulación de la cultura en España es la demostración palpable de lo paradójico y de lo absurdo.Sin que seamos una industria cultural fuerte estamos acusados de ser los mayores consumidores de cultura... pirata. En lugar de efectuar encuestas fiables por el CIS dejamos que las encuestas ridículas de la BSA de Microsoft y cierta pseudoindustria española nos conduzca a la lista 301 cuando les plazca. Y es que en términos culturales 150 millones de euros ( cifra aproximada del valor de la copia privada legal y que se compensaba a sus titulares) es una cifra enorme y representa actividades corrientes y diarias que hasta ahora se hacían legalmente sin perjuicio para la industria cultural y los autores. Ahora suponemos que la gente vivirá una relación cada vez más ilegal con la cultura mientras se debilita más a la industria cultural española (más paro) y a los autores (más precariedad).