LIVE LONG AND PROSPER… LEONARD NIMOY / MR. SPOCK

El software libre es una cultura y las culturas evolucionan. Probablemente siguiendo una estructura casi tan narrativa como científica. Eso explica el papel que alcanzó, cuasi mitológico, el imaginario de Star Trek para el mundo Linux.

Creo que nadie podría negar que a ese respecto hay una relación de acogimiento de muchos de los valores de aquella serie televisiva, llena de talento y de optimismo acerca de lo que los mejores valores del ser humano podrían alcanzar gracias a la tecnología.

Y Linux era para muchos esencialmente eso: exploración y una plataforma colaborativa y positiva en donde la que muchos creían ver el espíritu de la Enterprise o de los grandes viajes, la verdadera semilla donde nacen las culturas y las civilizaciones: la huida hacia lo desconocido, Colón, Fernández de Quirós, Cook, Malaspina donde la exploración y la ciencia son indistinguibles.

Con el tiempo Linux acabó participando de forma destacada, a su manera, en la serie ( http://www.linuxjournal.com/article/6339 )

Merece la pena reconocer la sorprendente forma en que Star Trek ha inspirado y acabado reuniendo talentos, incluido el fenómeno Linux, en proyectos de envergadura mundial. Así un científico mexicano, con apellido de un pueblo aragonés, Miguel Alcubierre, inspirado por Star Trek y la propulsión de la nave Enterprise desarrolló un modelo teórico matemático en el marco de la relatividad general y sin la introducción de agujeros de gusano, por el que sería posible modificar un espacio-tiempo de una manera que permite a una nave espacial viajar a una velocidad arbitrariamente grande y superar la velocidad de la luz y que en sus propias palabras: “la relatividad también nos dice que es posible alterar la geometría del espacio y el flujo del tiempo, lo que da lugar a fenómenos físicos verdaderamente extraños, como los agujeros negros de mi tesis doctoral. El resultado de mis especulaciones fue el feliz descubrimiento de que no era difícil encontrar una manera de distorsionar al espacio que permitiría a un objeto viajar más rápido que la luz. Pero había un precio a pagar: Las ecuaciones mostraban que la distorsión necesaria requeriría de la existencia de la “antigravedad”, que hasta donde sabemos, no existe. El resultado no pasaba entonces de ser una divertida curiosidad matemática, sin mayor aplicación práctica.”

La cuestión es que la idea se desarrolló y se publicó en una revista científica ( "Classical and Quantum Gravity" ). La comunidad científica no se lo tomó a broma, el mismo Arthur C. Clark lo citaba y la NASA en su centro para las actividades tripuladas espaciales, Lyndon B. Johnson Space Center (JSC) ha creado un proyecto para verificar su posibilidad práctica dirigido por el ingeniero Harold G. White. Las ideas de Alcubierre se desarrollan en centros donde se utiliza intensivamente Linux: Eagleworks labs, Max Plack Institut y la Universidad Autónoma de México.

De alguna manera muchos proyectos, inspirados por aquella aventura imaginaria, se han ido reuniendo a este lado de la realidad y nadie dejará de echar de menos a Leonard Nimoy que logró dar carácter y verosimilitud a uno de los personajes más inspiradores y sin duda positivos de Star Trek: Mr. Spock. Aunque a él, nada de esto le parecería admisiblemente lógico.