VAULT 7

Tanto si se trata de ingeniería social, de un aviso muy preparado al estilo Snowden, de un ataque a Wikileaks que destapó la vulnerabilidad de Windows en marzo o de un negocio retorcido más, lo que sabemos es que el ciberataque con Wcry busca efectos políticos.

La traducción más evidente de los mismos es atraer más dinero para ciberseguridad pública, más protagonismo para las Agencias, más secretismo y muchos más ingenieros para la ciberguerra.

Nosotros seguimos demandando que la ciberguerra se trate como lo que es: una de las mayores amenazas contra la civilización civil y que sea el derecho penal internacional -no los ejércitos- los que se encarguen de quienes juegan con los interruptores digitales de la Historia.