Sobre las elecciones, el software libre y los pactos al respecto.

No vamos de príncipes de las trincheras, ni por salir en la cifra aceptamos el papel del cero de la izquierda, pero muchos, muchos activistas de Hispalinux han estado ayudando estos últimos meses a la mayor parte de grupos políticos a entender y valorar la apuesta estratégica que supone el software libre para nuestra economía y para nuestra democracia

De cara a las elecciones de este mes de mayo, la expresión "software libre" ya es una de las letanías hechas en la boca de muchos candidatos, en este trecho de paz superficial entre los que quieren gobernarnos y los que no quieren que les gobiernen, esa expresión es parte de la cortesía reinante... entre la minoría que invita y la mayoría que acepta el marginamiento postelectoral voluntario durante unos cuantos años.

Pero ¿qué significa para al software libre todo esto?, ¿qué es lo que cambia?

A estos efectos Hispalinux ha deseado hacer un primer seguimiento del nivel de cumplimiento del Pacto por el Software Libre que difundimos y propusimos a los candidatos en las últimas elecciones europeas de 2014.

En ese sentido el seguimiento a un año vista desde la firma del Pacto ha sido un fiasco:

Podemos que suscribió el Pacto con rapidez no ha hecho el menor hueco en su actividad parlamentaria en Europa a este respecto, sin que haya habido una sola iniciativa o pretendido el más mínimo resultado en el Parlamento Europeo,

EQUO cuyas bases tecnoecologistas han tenido y tienen una tradición de defensa por el software libre, tampoco en su labor parlamentaria se ha distinguido en este año por iniciativa relevante alguna en el ámbito del software libre.

BNG ha sido otro de los que no se ha cuidado por un cumplimiento proactivo de los compromisos con la Comunidad del Software Libre, contrastando con épocas mejores.

Desde luego los partidos que no firmaron el Pacto no han defraudado y han demostrado en Europa y en sus responsabilidades de gobierno en España, ejercidas por mucho tiempo, lo que les importa la industria tecnológica local y la independencia tecnológica.

Tampoco restamos el valor personal de muchos candidatos ni de la lucha de algunos de estos grupos por mantener una serenidad crítica sobre acuerdos que afectarán gravemente a la ciudadanía y de la que ésta no tiene la menor idea como TTIP y CETA.

Si los Pactos están para cumplirse, el sentido de su firma implica una convicción común sobre problemas fundamentales. Esto es relevante de cara a entender que las propuestas políticas que concurren en las presentes elecciones son claramente insuficientes.

Hispalinux considera que ni el software libre ni el problema de fondo de la estructura económica española han sido entendidos por los partidos políticos y no tienen debida respuesta, con garantías, en los programas electorales.

La I+D en España se encuentra en la intersección entre tres crisis: la primera es que la I+D es una opción estratégica marginal de la política económica española y lo sigue siendo en los programas electorales; la segunda es la imposibilidad de obtener y garantizar recursos financieros suficientes para lograr una masa crítica de pequeñas y medianas empresas de fuerte base tecnológica, a lo cual se añade que tampoco somos atractivos para la inversión exterior en I+D; y, finalmente, nuestro capital intelectual se escapa de forma masiva al exterior: investigadores, personal cualificado y empresas. Ofrecíamos una sintesis de fondo a esta cuestión recientemente http://www.huffingtonpost.es/josa-maraa-lancho/id-en-espana-el-laberinto... Hablamos de renta, de empleo, de distribución de la riqueza, de saneamiento . La estructura política y económica de un cortijo es euclidiana. Eso es lo que más frecuentemente encontramos y la geometría elemental ya da toda las posibilidades numéricas a que alcanza ese modelo..

Los programas electorales no están a la altura de las necesidades españolas y si bien Ciudadanos (al 3% PIB), IU (3% PIB) y Podemos (2%) hablan de aumentar el gasto en I+D, la mayoría calla y las cifras siguen siendo del todo insuficientes y si nos apuran una apuesta accidental y sin concreción.

En estas circunstancias Hispalinux no va a respaldar a ninguno de los grupos políticos que concurren a estas elecciones.

Merece mención la ciudadanía, las bases sin carnet, no "partitizadas" y que se encuentran en todos los partidos y los muchos voluntarios de grupos hackers y de Hispalinux que me consta que están logrando compromisos concretos contra pronóstico. Esa realidad sí conoce y entiende los fundamentos del software libre, que la tecnología y en especial las abiertas) resultan imprescindibles para transformar una economía de paro estructural superior al 15% de su población. Fuera de una masa crítica de pymes de fuerte base tecnológica no hay posibilidad de cambio estructural para nuestro país. La búsqueda de cargos o de poder, los discursos escolásticos, las batallas del abuelo y el saqueo en condiciones de impunidad comprometiendo -de una manera o de otra- casi en un 90% del gasto en contratación pública son el veneno de cada día y, en todo caso, su solución después de estas elecciones seguirá estando en manos de la ciudadanía.