VICTORIA HISTÓRICA DEL SOFTWARE LIBRE FRENTE A LAS PATENTES DE SOFTWARE EN EEUU

El futuro del software libre se encontraba seriamente cuestionado desde el año 2007 por uno de los pleitos de patentes más meditados y más duros que podían entablarse contra la viabilidad del sotware libre desde el mundo de las patentes de software.
 
La demanda fue dirigida contra las empresas NOVELL y RED HAT, en concreto se las acusaba de vulnerar con sus productos Red Hat Linux system; el Novell Suse Linux Enterprise Desktop y el Novell Suse Linux Enterprise Server  propiedad industrial titularidad de “IP Innovation LLC” y  “Technology Licensing Corporation”, en concreto las patentes 5.072.412, 5.394.521 y 5.533.183.

Os aportamos copia de la demanda y de las patentes basura con que pretendía cierta industria del software propietario (del tipo monopolista) herir gravemente el proyecto tecnológico y jurídico del software libre. Asimismo el escrito donde se desarrolla la construcción de la demanda y las contestaciones de las demandadas, todo ello en exclusiva para Hispalinux. Basta leer los cuestionarios dirigidos a los miembros del jurado (el cross examination) para percibir un tufo familiar etrás de todo esto y que no tiene nada que ver con  “IP Innovation LLC” y  “Technology Licensing Corporation”
 
La oposición de NOVELL y RED HAT se basaba fundamentalmente en la falta de verdadero contenido inventivo y especialmente en la carencia de novedad de las patentes mencionadas. Con un examen de la largo y amplísimaexperiencia inventiva y de innovaciones radicales del software libre, Novell y Red Hat pudieron demostrar que era imposible que sus productos se hubieran beneficiado de la labor inventiva de los demandantes.
 
Aunque buena parte de las discusiones se mantuivieron bajo sello, esto es confidenciales, os podemos confirmar que el abogado de los demandantes recurrió al habitual ataque a la teoría y la práctica de software de código abierto. La idea de atacar las bases teóricas del software libre resultaba estratégicamente bastante óptima por cuanto el jurado había sido seleccionado sobre bases que implicaban que no tenía conocimiento previo ni experiencia con el software de código abierto. Así, los demandantes pretendieron dibujar el movimiento software libre como un proceso de expropiación involuntaria de la obra intelectual de los programadores, que eran privados  con fines de lucro de sus obras como autores. Y esto era posible, según estos abogados en una forma que si bien todavía no era  directamente ilegal,  desde  luego resultaba éticamente incompatible con el ordenamiento jurídico nortemericano. Por otra parte tergiversaron las críticas de Red Hat y de Novell relativas al sistema de patente de los EE.UU. por cuanto lo que esconde el software libre son las ideas de Kart Marx y una ideología jurídica profundamente antiamericana. Afortunadamente, tanto Red Hat como Novell dejaron clara la radical legalidad de los desarrollos con base en código abierto y el software libre, así como la vinculación democrática, radicalmente respetuosa con los derechos de autor y la propiedad intelectual de los programadores que voluntariamente deciden aunar sus esfuerzos en esta esperanza tecnológica de la humanidad, que es el software libre.
 
Os dejamos asimismo la sentencia del jurado de lo que ya es uno de los casos paradigmáticos de la viabilidad legal del software libre.