POR UNA INDUSTRIA ESPAÑOLA DE LA INFORMÁTICA Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

(documento apoyado por la Federación de Jóvenes Investigadores)

Vivimos en una economía de la paradoja donde singularmente los activos más valorados generan pobreza (mercado inmobiliario exponencialmente sobrevalorado y un sistema financiero adicto a esos valores imaginarios) así como estancamiento y, en cambio, donde los activos que pueden generar valor y desarrollo permanecen postergados y muchas veces sin identificar.

Si hay algo que caracteriza el modelo de sostenibilidad y progreso de las sociedades económicamente desarrolladas es la importante participación de la Investigación y Desarrollo (I+D) en su economía. En el conocimiento y su aplicabilidad radica la ventaja competitiva de las sociedades contemporáneas.

España está muy lejos de la media de los países de la OCDE en inversión en I+D y ese es el desequilibrio fundamental de nuestra economía, porque ese espacio pendiente de inversión no es sustituible por ninguna otra solución económica a largo plazo (http://www.ine.es/jaxi/tabla.do?path=/t14/p057/a2008/l0/&file=02009.px&t...)

La industria tecnológica de nuestro país no ha tenido responsabilidad alguna en la presente crisis de modelo económico en España. La escasa base industrial de las nuevas tecnologías en nuestro país se ha visto especialmente dañada por la ausencia de garantías adecuadas a su financiación, recibiendo mucho peor tratamiento que los sectores verdaderamente protagonistas de la actual situación, lo cual ha hecho desaparecer importantes empresas (DS2, etc...), proyectos, y huída de numeroso e irreemplazable capital humano a otros países.

En este momento somos capaces de concluir que la crisis económica está dañando de forma probablemente irreversible la industria española basada en I+D, sin que percibamos un cambio de paradigma económico o que a los problemas estructurales se hayan propuesto soluciones estructurales.

En esas circunstancias es inevitable que en competitividad España se sitúa en un insuficiente puesto 33 http://www.weforum.org/pdf/GCR09/GCR20092010fullrankings.pdf

Ante la crisis el sistema se defiende funcionando peor y lo que se está constatando: que esta crisis tiene un componente artificial evidente orientado a mantener el valor de activos inflados o imaginarios, remitiendo el coste del ajuste económico a los sectores que más necesitaría el país para su modernización y para crear empleo estable, todo ello para permitir simplemente que se mantengan los precios irreales logrados por mecanismos especulativos por un sector de los agentes financieros españoles. Permitiendo esto no sólo se garantiza que lo ya ocurrido se consolide: que una generación haya literalmente robado a la siguiente, sino que el egoísmo de una sola generación va a privar de oportunidades a muchas otras generaciones siguientes.

En esta situación crítica, de emergencia, en la que es necesaria una apuesta decisiva a favor de una industria de las nuevas tecnologías y más concretamente de la tecnología informática tenemos la legitimidad y el deber de hacer las siguientes manifestaciones y propuestas:

- La inmediata sustitución e interrupción del modelo de política económica que prioriza y protege a cualquier coste los valores imaginarios del sector inmobiliario y un sector financiero sostenido sobre activos artificiales inmobiliarios. Esa fragilidad del sistema financiero hace que la incertidumbre dificulte y desincentive la inversión en los sectores reales y necesarios. Las bases de la recuperación y el cambio de paradigma industrial no puede afrontarse con el coste que impone mantener una contabilidad nacional con sus partidas de activo más importantes completamente imaginarias.

El diseño económico que demos a nuestro país puede ser una máquina del tiempo: persistir en la actual situación nos devuelve a los desequilibrios sociales del pasado, apostar por una industria del conocimiento, hacer espacio económico a la ciencia nos permitirá un futuro ahora en entredicho.

- EXIGENCIA DE REINVERSIÓN LOCAL EN I+D A LAS EMPRESAS QUE EXPLOTAN MERCADOS TECNOLÓGICOS CAUTIVOS EN ESPAÑA

Nuestro país debe corregir urgentemente el desequilibrio estructural de los mercados tecnológicos cautivos, muy rentables para las empresas que los explotan, y regular la obligación de que parte de esos beneficios se reinviertan en I+D en nuestro país. Tradicionalmente, España ha mantenido una relación con la tecnología desde la dependencia exterior y la subordinación de mercados enteros a los proveedores de tecnología, confundiendo industrialización con capacidad de innovación y desarrollo industrial. Frente al evidente agotamiento de los recursos del Sector Público, planteamos la necesidad de establecer un compromiso de reinversión tecnológica (CRT) por parte de las grandes empresas TIC que en régimen bien de monopolios u oligopolios de facto explotan mercados tecnológicos cautivos. Este compromiso establecería que un porcentaje sobre el volumen de negocio de esas empresas debiera ser invertido en el país en forma de investigación y desarrollo, es decir la explotación de los mercados tecnológicos debe implicar inversión en desarrollo de investigación y desarrollo a nivel local. Es inaudito que empresas como Telefónica, con una gran parte de su estructura herededada de un sistema público y siendo la empresa española que más invierte en I+D no obstante a nivel mundial sólo representa la número 40 mientras que nuestra economía supuestamente ocupa el octavo lugar, hasta ese punto resulta manifiesto el enorme desequilibrio existente en este ámbito; o empresas multinacionales tipo Microsoft que disfruta de posiciones prácticamente monopolísticas en determinadas áreas, no desarrollen tecnología en nuestro país. Es cierto que Telefónica invierte en España pero muy lejos de lo que podría hacer y sin relación con el provecho que obtiene de explotar un mercado histórico, cautivo y adquirido sin coste y que sigue explotando a precios no vinculados con el coste de explotación. Desde ese punto de vista se debe exigir a Microsoft, Telefónica o a cualquier otra gran multinacional con márgenes de mercado tecnológico de dominio un compromiso, proporcionado a la posición de dominio que ocupen, de reinversión local tecnológica en nuestro país.

- GARANTÍA JURÍDICA SOBRE LA NEUTRALIDAD DE RED. Entendemos que si debe fomentarse una industria TIC emergente (pequeña y mediana) es preciso garantizar jurídicamente la neutralidad de red.

El principio de neutralidad de red es la mayor garantía de aminorar e impedir barreras jurídicas, técnicas y económicas de acceso de los emprendedores y de la inversión al mercado TIC y desde luego un elemento esencial a la hora de apostar por una industria tecnológica nacional. Internet es una oportunidad de generar oportunidades y redistribuirlas no puede ser un instrumento de favorecer dependencias tecnológicas. Si se deja el poder efectivo del desarrollo empresarial sobre red en manos del oligopolio de las operadoras de telefonía este país habrá permitido que estas empresas desplacen su modelo de negocio a la parasitación y estrangulamiento de una industria emergente.

- SOLVENTAR LA CRISIS LEGAL QUE AFECTA AL SISTEMA DE CONTRATACION PÚBLICA DE BIENES Y SERVICIOS TECNOLÓGICOS. Hoy en día se inaplica de manera completamente generalizada la Ley de Contratos del Sector Público en el ámbito de las adquisiciones de bienes y servicios tecnológicos e informáticos, conformando una auténtica crisis de legalidad. La crisis económica actual ha puesto en evidencia los muchos costes ocultos que entraña la dependencia tecnologica: nuestro dinero ha ido a engordar empresas multinacionales cuyos desarrollos no se hacen aquí sino en sus países de origen, ha debilitado nuestra propia industria cerrándole los mercados públicos de forma irrazonada e ilegal y ha generalizado un sistema esencialmente corrupto, no tiene otro nombre, donde no se hace ni un solo concurso que posibilite una comparativa de tecnologías diferente de las de los monopolios instalados en nuestra infraestructura informática, de tal forma que esa ineficiencia está cerrando la puerta fundamental de la contratación pública a la industria local en beneficio de monopolios transnacionales que no desarrollan su tecnología en nuestro país y que se benefician de la situación de dependencia tecnológica existente en nuestra infraestructura informática pública. Abrir la contratación pública a tecnología local, al menos en condiciones de igualdad y dar las mismas posibilidades a la industria local de la que gozan ciertas multinacionales que no desarrollan aquí es una necesidad jurídica y económica prioritaria. Esta sociedad necesita socios tecnológicos, no subordinación tecnológica estructural.

- APUESTA DECIDIDA POR PARTE DE LAS ADMINISTRACIONES PUBLICAS POR EL SOFTWARE LIBRE RESULTADO DE REPLANTEAR DESDE CRITERIOS DE COSTE BENEFICIO Y APUESTA EN LA INDUSTRIA LOCAL LAS OPCIONES TECNOLÓGICAS DE QUE DISPONEN LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS ESPAÑOLAS.

De forma injustificada las Administraciones Públicas pagan enormes cantidades en derechos por tecnologías que son accesibles sin el coste de licencias (la United Nations University sostiene que existen desarrollos informáticos abiertos valorados en más de 12.000 millones de euros libremente accesibles, multiplicables y desarrollables por Administraciones) careciendo luego de recursos para adquirir desarrollos específicos que mejoren los servicios públicos basados en tecnologías informáticas.

La necesidad de considerar y, en su caso, optar por desarrollos informáticos libres o abiertos es, asimismo, una cuestión de sostenibilidad a largo plazo de nuestros servicios públicos. Una parte significativa de los procesos fundamentales de los Servicios Públicos en relación con los ciudadanos transcurren decisivamente o se realizan a través de tecnologías informáticas: (Sanidad y Seguridad Social, impuestos y contribuciones, catastro, publicación y anuncios oficiales) son algunos de los ámbitos comunes en los distintos Estados de la Unión Europea en el ámbito administración/ciudadanos, incluyendo los procesos internos de la propia Administración para poder dar respuesta a sus deberes públicos. Pues bien el crecimiento de estos sectores depende del crecimiento de la infraestructura informática que lo sustenta, y ésta, fuera del software libre, está esencialmente determinada por los costes de las licencias, convirtiendo esa “factura digital”, que además no representa transferencia de tecnología alguna, en una restricción en la prestación más universal y óptima de servicios públicos fundamentales.

- Garantías jurídicas del comportamiento de las Administraciones Públicas en el mercado TIC

El comportamiento de las Administraciones Publicas como agentes en el mercado afecta enormemente al mercado de las TIC -mucho más que en otros sectores- y es preciso que les sea aplicable la normativa sobre competencia (aunque ya se les aplica en algunos pequeños aspectos de Telecomunicaciones). Las situaciones de dependencia tecnológica en las Administraciones Públicas tienen una enorme incidencia en el mercado, lo altera de forma artificial y favorece y legitima el abuso de posiciones dominantes que no nacen de la competencia de los mejores productos y servicios.

Ha llegado un momento en que ya no es sostenible el papel de meros polizones entre las naciones tecnológicas. No habrá recuperación sin transformación, sin transformación radical del modelo económico. Es la primera vez que España puede decidir si quiere o no fracasar en una nueva revolución industrial.